miércoles, 13 de noviembre de 2013

Los leones del Puente de Piedra




Al observar el cuadro de Martínez del Mazo sobre la Vista de Zaragoza lo que más llama la atención son los daños causados en el Puente de Piedra por la riada de 1643 que destruyó las arcadas centrales. Las obras de reconstrucción concluyeron en 1659 y para conmemorarlo el Concejo de la Ciudad encargó a Felipe de Busignac la realización de cuatro leones de piedra, símbolo de la ciudad, para situarlos a las entradas del puente.

La foto que ilustra esta entrada podemos fecharla, como con muchas otras gracias a las torres del Pilar, entre 1892 y 1903, año en que se inician las obras de la segunda torre. Junto con otra en la que sale un carro pero en la margen derecha, son las únicas imágenes que yo haya visto donde estas esculturas se reconocen con claridad.

Los leones, tras la reforma de 1908 (y no en 1917 como leemos en muchos sitios), fueron retiradas, como cantidad de elementos de esta ciudad (ya hablaremos del Monumento a Santo Dominguito de Val, situado a escasos 50 metros de este león en el mismísimo Balcón de San Lázaro que desapareció en 1983). Mi padre siempre nos decía que no acabaron en una escombrera, como algunos escriben por ahí, sino que se colocaron a la entrada de las instalaciones de Electricas Reunidas de Zaragoza, junto a la Academia General Militar en la carretera de Huesca, instalaciones que por eso se llaman "Los Leones" y que yo llegue a ver, aunque no recuerdo su forma. Tras la reforma de ese entorno con la creación de la rotonda de la MAZ los leones desaparecieron una vez más, como cantaba la jota de la época:

"Cuatro leones tenía
el viejo puente de Piedra:
Si viviera el Tío Jorge
de pena se moriría"

En 1991 el escultor Francisco Rallo realizó en bronce las actuales figuras en recuerdo de aquellos.
Por cierto, en algunos lugares he leído que por esto, a este puente, se le conoce también como el de "Los Leones" ¿?. Mi familia ha vivido más de cien años junto al Puente de Piedra y ha nadie le he oído decir que se conocieran así. De todas formas a lo mejor es que mi familia es muy rara. Tampoco hemos dicho nunca que vivimos en el Rabal para referirnos al Arrabal, palabra que provienen del termino del árabe hispánico "arrabád", agrupación de viviendas y comercios sin planteamiento urbanístico previo, normalmente asociado a clases bajas.

Esta foto la he encontrado en www.quintodeebro.com

 La foto es de j. Aguerri y la he encontrado en el Heraldo de Aragón


No hay comentarios:

Publicar un comentario